Callejeando por Miranda de Ebro

Parte de nuestras vacaciones veraniegas de este año vamos a pasarlas en Miranda de Ebro, punto desde el que visitaremos La Rioja y, quién sabe, quizás nos acerquemos a Álava, pero eso ya se verá. Lo bueno de no haber planificado el viaje con tiempo es que las decisiones se van tomando sobre la marcha.

Alojados en el Hotel and Go Miranda hemos comenzado muy bien. Fue una grata sorpresa encontrarnos con este alojamiento: amplia habitación, muy bien equipada, espacioso baño y wifi, ¡menudo adelanto!

Llegamos a las cinco de la tarde, tras cuatro horas de viaje sin parar. Se nos hizo corto a pesar del calor y de la monotonía de la carretera. De todos modos, ya lo comentamos mientras veníamos, por lo menos una vez al año presta ver otro paisaje diferente, sin tantas curvas, otros colores, y esas interminables pistas. En el momento en que metes quinta, sólo hay que pisar el acelerador y tirar millas.

Ebro

Una vez aquí decidimos pasar la tarde tranquilamente, esperar a que pasara la tormenta que nos recibió y que agradecimos, porque consiguió crear una temperatura muy agradable, y a continuación, nos fuimos a callejear por Miranda.

Dejamos el coche en un parking público cerca de la Hospedería El Convento, cruzamos el puente sobre el río Ebro y a disfrutar. Nos gustó el ambiente de los bares y ya fichamos unos cuantos garitos para tomarnos un vinito rico de la zona. Para ilustrar este día, lo mejor, unas fotos y mi Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.