Lanzarote, día 2: Playas de Papayago

Los desayunos comienzan a las ocho de la mañana, como queremos aprovechar el día y que el comedor esté tranquilo, madrugamos. El café con leche está muy rico y tienes para elegir en plan huevos con fabas, bacon, salchichas… en fin, a lo bestia… o algo más normalito: churritos, tostadas, bizcocho, fruta, zumos.

Hoy hace un día de restayu, así que preparamos la bolsa para ir a Playas Papagayo. Antes, paramos en la primera oficina de Cabrera Medina con la que nos encontramos (cerca del Hotel Iberostar), Juanjo, un mozo majísimo nos prepara todo el papeleo para poner a nuestra disposición un Corsita (como él nos dice… nos llama la atención lo habitual que es hablar en diminutivo: corsita, rampita, platito…) a la par que hace de informador turístico, nos pintarrajea el plano de la isla con un montón de sugerencias. También nos cuenta que él conoce algo de Asturias, en concreto Oviedo y Covadonga.

Playas de Papagayo

El coche es una pasada y las carreteras más de lo mismo, rumbo a Playas Papagayo, pagamos la entrada de 3 eureles para entrar con el coche en espacio protegido. Recalamos en una que es una maravilla, son las diez y media de la mañana, la temperatura es fabulosa, el agua es como en el Caribe y está buenísima… ¡esto es el paraíso! Aquí nos quedamos, entre chapoteos y secar al sol casi toda la mañana, también oteamos el resto de playucas que hay cercanas, algunas casi mínimas… seguro que hay alguna manera de llegar a ellas, sin tener que pagar entrada… más tarde lo averiguaremos.

El GolfoSe acerca la hora de comer, así que nos dirigimos al hotel para el almuerzo (hay que sacarle partido al todoincluido). Después de reponer fuerzas, darnos una duchita y descansar un poco, preparamos la tarde.

Iremos en dirección a El Golfo para ver el Charco de los Clicos y Los Hervideros. Creo que con palabras no se puede expresar lo que supone para los ojos ver este paisaje, para muestra unas fotos… que no pueden sustituir el verlos en directo… pero menos es nada. De camino al pueblo pasamos por Las Salinas de Janubio. Llega la hora de la cena, así que ¡a cenaaaar!

Los Hervideros


Ver Lanzarote, día 2 en un mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.