Vacaciones en París: día 5

Hoy va a ser un día de recordar todo lo que vimos y de ir apuntando todo lo que nos queda por ver, para planificar un nuevo viaje a París… porque seguro que repetiremos.

Como cada mañana, después del desayuno, pensamos lo que vamos a hacer en el día. Iremos a un mercado que hay a las afueras, en metro hasta Porte de Montreuil, al Marché de Montreuil. Es un mercado enorme (el más grande que visitamos hasta el momento) con muchos tenderetes de ropa y zapatos, auténticas gangas en calzado deportivo de diferentes marcas (que se lo digan a Pablo, menudas Le Coq Sportif que se agenció el chavalín).

También hay una parte específica de cosas de segunda mano: ordenadores, cámaras de fotos, muebles, maletas, portarretratos con fotos de gente… y como no, también pelucas usadas… que yo me pregunto ¿cuánto de desesperado hay que estar para ponerse semejante «cosa» en la cabeza? Porque hay que verlas, de verdad.

Carrousel en las Tullerías

Disfrutamos mucho del gentío y del mogollón de tenderetes, se hacía eterno. Cuando ya llegaba la hora de comer fuimos hasta el Carrefour cercano, situado en unos grandes almacenes que se encuentran al cruzar la calle del mercado y lo más rápido que pudimos nos compramos algo para comer tranquilamente en Tullerías. Así fue, desde la estación de metro de Porte de Montreuil nos bajamos en Tulleríes para comer sentados a la sombra de un inmenso árbol, cerca de una enorme fuente, disfrutando de la brisuca que de vez en cuando nos refrescaba. Después del postre incluso dormitamos un poco, ¡qué felicidad!.

Sacré CœurDespués de la siesta parisina nos acercamos caminando hasta el hotel para cambiarnos y volver por la tarde a Montmatre. Hoy (sábado) estaba especialmente abarrotado de gente, pero como ya nos sabemos las callejuelas menos transitadas, nos dedicamos a pasear tranquilamente, al ponerse el sol. Aprovechamos para cenar en un parque situado a los pies del Sacré Coeur, y donde una familia indú se lo pasaba en grande.

Paseo de despedida desde Montmatre hasta Rue Trevisse. Mañana el despertador sonará a las tres de la mañana, nos recogen para ir al aeropuerto a las cuatro de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.