Comida en Laguardia y Bebida en Briones

Esta mañana mercadeamos por las calles de Miranda de Ebro: frutas, verduras, calzado, sillas plegables, ropa y mucho gentío. Me encantan los mercados, ver el ambiente, escuchar a los de los tenderetes con sus reclamos y su ritmo cantarín. Compré una camisa de playa chulísima, color turquesa, no es típica de aquí pero me la llevo de recuerdo.

Luego nos fuimos a Laguardia a comer. Disfrutamos de un menú riojano en el Hotel – Restaurante Marixa: atención inmediata y muy agradable, vistas alucinantes, al Valle del Ebro y a la Sierra de Cantabria, y unas viandas riquísimas: espárragos de la ribera a las dos salsas; pimientos del piquillo al horno con aceite ahumado; cazuela de patatas a la riojana “conde todo”; fuente de chuletitas de cordero con patatas; tarta de piña con queso fresco y melocotón; pan y vino joven de la rioja – alavesa; café y chupito de hierbas.

Tras hacer una sobremesa sin prisas nos fuimos a ver Laguardia y a hacer fotos para el recuerdo, tuvimos suerte también, porque pudimos disfrutar del carrillón del reloj del ayuntamiento, con su música y sus muñecos bailando al compás de la melodía. Queríamos llegar a las seis de la tarde a Briones, comenzaba una ruta para visitar bodegas, asi que partimos rumbo a Elciego para ver la Bodega de Marqués de Riscal de paso y conseguimos llegar a tiempo para visitar las seis bodegas de Briones que componían la visita:

Vivanco-Briones

  • Bodega Dinastía Vivanco, S.A. Impresionantes instalaciones, jardines y viñedos. Muy preparada para todos los públicos: pensado para gente mayor, para peques… Nos tomamos un vino tinto crianza que estaba muy rico. Aquí la atención no tenía nada que ver con el día anterior, más multitud de gente y otra idea de lo que es el negocio. Merece la pena verlo.
  • Bodega Hermanos Castillo Pérez, S.C.Bodega Hermanos Castillo Pérez, S.C. Probamos un blanco, premio La Rioja 2007. Fresquito, entraba muy bien. Visitamos por nuestra cuenta las instalaciones. Mucha gente que no nos permitió intimar con los dueños de la bodega.
  • Bodega Miguel Merino, S.L. Acudimos a esta bodega porque nos comentaron que tenía mucha fama y varios premios. Quedamos pasmados al ver que para tomar el vino la política era entregar entre dos y tres tickets (cuando la organización había informado de que era uno, y cuando probamos otros vinos de similar categoría y sólamente pedían un ticket). Indignados nos fuimos sin probar el vino, iba en contra de nuestros principios. Creímos que era desmerecer al resto de las bodegas. Lo hablamos con el dueño de una de ellas y tampoco le parecía una opción.
  • Bodega Betolaza. Otra bodega que pretendía hacer negocio con la iniciativa. Carteles anunciando que se vendían bocadillos… además, el vino tinto crianza que probamos nos pareció bastante aguado, con un fuerte olor inicial a alcohol.
  • Bodega Castillo AlonsoBodega Castillo Alonso. La mejor de todas con diferencia. Típica bodega familiar, con una atención exquisita. Probamos el joven y crianza: riquísimos, nos gustaron tanto que de aquí también llevamos unas cuantas botellas para tomar en casa.
  • Bodega Daniel Puras Peciña. Una vez más, varios tickets para probar el crianza, uno para el joven. Sólo nos quedaba un ticket, así que nos decantamos por el joven. Muy rico, muy afrutado, bodega muy cuidada y con un ambiente muy acogedor.

Tras la visita a las bodegas nos fuimos a disfrutar de la noche en Briones, junto con el espectáculo de Ballet Clásico Español a cargo de “Sherezade Ballet” en la Plaza del Ayuntamiento. Allí nos encontramos con Román y con Ivette – del Bodegón Botero en San Asensio – hablamos largo y tendido con ellos y con unos amigos suyos de Zaragoza. Una vez más comprobamos la hospitalidad de esta gente riojana.

Mañana domingo, las Noches de San Lorenzo se trasladan a San Vicente de la Somosierra. Otro año será, seguro. Muy probablemente, el próximo. Estas noches han sido mágicas.

Esto va llegando a su fin, nos queda un dulce recuerdo de estas tierras. Nos han conquistado.

2 pensamientos en “Comida en Laguardia y Bebida en Briones

  1. ¡Qué buena la comida! Y volver a ver a Román e Ivette fue genial.

    Igual teníamos que haber probado esos vinos que nos faltaron, pero es verdad, no me parecieron serios.

  2. Este fue uno de los días más completos, eh? Y la gente que conocimos sensacional.

    Lo de los vinos… no sé, habrá que volver para probar más bodegas y repetir en las que más nos gustaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.